Costumbre

junio 23, 2008 at 2:10 pm Deja un comentario

Otro día más y, el horror reflejado en el espejo, le dejó aquel sabor amargo que es experimentado en cada amanecer desperdiciado al lado de un ser que es dependiente tal cual piojo en cuero cabelludo.

Doña Juana desempeña la misma función desde hace 25 años, jamás ha sido ascendida y nunca pidió una promoción y peor un incremento en su salario, es más, ella no sabe el significado de la palabra salario ya que nunca ha recibido uno. Realiza la misma rutina sin variar un solo paso, es la mejor en su área, es polifuncional; jamás dice: no puedo, a una tarea encomendada, siempre predispuesta a ayudar pero, ella tiene un problema que la consume día a día: comparte su vida y su lecho con un egocéntrico, narcisista, que le succiona la vida lentamente cual parásito.

Recuerda su juventud con nostalgia, llena de sueños, ambiciones, metas, ideales que fueron cumplidos a medias. Juana es profesora de educación básica de profesión. Le encantan los niños, se lleva muy bien con ellos. Fue en la universidad que conoció a Carlos, un joven buen mozo, alto, cabello oscuro, perteneciente al movimiento de izquierda de la universidad, participaba en tanta marcha apareciera, catalogado como “valiente”…todo un don Juan.

Muestras de cariño nunca faltaron. Rosas, cenas, serenatas conformadas por un trío de ebrios a las 2am. La pareja ideal, se merecían el uno al otro, se respiraba amor entre ellos.

¡Es el amor de mi vida!, expresó Juana a sus amigas que se enteraban a través de un parte matrimonial que el soltero del año pasaría al mundo de los serios. Luego de un noviazgo prudente, tomaron la decisión de dejar de ser dos y ser uno solo.

El matrimonio perfecto donde el llevaba el sustento a su familia y ella se quedaba en casa y lo esperaba con una cena especial que le había tomado toda la tarde en prepararla.

Pasaron los años, entre cenas especiales, reuniones de “madres” de familia en el colegio, paseos al supermercado. Esas eran sus únicas salidas. Las rosas, serenatas habían desaparecido y a duras penas su cumpleaños era recordado. Sin embargo, su amor por el era silenciosamente trasladado a segundo plano y convirtiéndose en costumbre

Juana tiene 44 años, hoy es su cumpleaños. Se levantó a preparar el desayuno, sus hijos la felicitan y le dan un beso. El…ni se acordó.

Se mira al espejo y ve pasar por cada surco de su rostro aquellos años de entrega, respeto y admiración que aún profesa a su compañero de vida y se pregunta: ¿Dónde está? …

El cariño, afecto, respeto se demuestra, no viene por default. Son tareas y lecciones diarias. Un aprendizaje persistente que debe ser retroalimentado constantemente.

Amor: Sentimiento de vivo afecto e inclinación hacia una persona a la que se le desea todo lo bueno.

Anuncios

Entry filed under: General. Tags: , , .

Se Quiser Mi amigo en…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


junio 2008
D L M X J V S
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Páginas

emoticon_feliz

Archivos

free counters

A %d blogueros les gusta esto: