Paz

noviembre 17, 2008 at 12:39 pm Deja un comentario

Alma reconfortada, quizás algo aliviada luego de recorrer aquel pasillo que miles de veces transité. El sólo hecho de poner un pie dentro de aquel sitio que llenaba de paz y alegrías dosificadas a mí ser, hizo que valiera la pena dejar el control remoto del televisor un domingo, hasta nuevo aviso.

Todo lucía distinto. E incluso la tecnología había hecho de las suyas. Las bancas largas de madera habían sido sustituidas por sillas plásticas semi-cómodas. Cortinas que nos protegían del inclemente sol. Aire freso, producido artificialmente. Sin embargo, la sensación seguía siendo la misma…no todo había cambiado.

Aquella escalera que conducía a “mi salón de juegos” de la infancia; a las comilonas de canguil, con gaseosa rosada; a capitán manda de objetos rebuscados… lucía tal cual la dejé. Fue entre esos pasillos donde conocí al ser que dio su vida por mí.

Mi cuna seguía ahí. Su color no era el mismo, los años no pasan en vano. El pasamanos, suave y firme tal cual lo recordaba. Miles de recuerdos, anécdotas, historias pasaron por mi mente. Que alegría sentí al volver al sitio que nunca debí dejar, aunque sea de visita.

¡Vivianita! Escuché por ahí. Eran las voces de personas que estarán por siempre archivadas en la parte -buena- de mis pensamientos. Una bienvenida que no olvidaré jamás.

Hay personas que ya no están, otras que se han ido para no volver más. Y otras que permanecen y te recuerdan que las puertas de tu casa siempre estarán abiertas para ti.

Entonces él les refirió esta parábola, diciendo:¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla?. Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso; y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido. Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento.
Anuncios

Entry filed under: Espiritual. Tags: , , .

Las vueltas Paz en medio de la tormenta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


noviembre 2008
D L M X J V S
« Oct   Dic »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Páginas

emoticon_feliz

Archivos

free counters

A %d blogueros les gusta esto: